El 2020 pasará a la historia como el año de la pandemia COVID19, que nos ha dejado un lastre, en ocasiones impagable, tanto en lo que se refiere a la lamentable pérdida de vidas humanas y crisis sanitaria, como a los problemas económicos cuyo alcance está aún por definir.

Y en paralelo y como cualquier otra gran crisis, supone una catarsis de la que pueden extraerse conclusiones positivas. Sin duda una de ellas es la rápida respuesta internacional, la inversión económica y la necesaria unidad que nos ha permitido disponer de una vacuna en tiempo récord.

En CFP IN nuestra filosofía es hacer de la necesidad virtud y aprender en los momentos complicados. Por eso queremos compartir las que entendemos que son lecciones positivas que nos deja la pandemia y que no debemos olvidar:

  • 2020 ha demostrado que los gobiernos deben aumentar la inversión en salud pública, desde financiar el acceso a las vacunas contra la COVID para todas las personas, hasta hacer que nuestros sistemas estén mejor preparados para prevenir y responder a la siguiente pandemia, que será inevitable. En el centro de esto están las inversiones en la cobertura sanitaria universal a fin de que la salud para todos sea una realidad.  
  • Como llevará tiempo vacunar a todas las personas contra la COVID, debemos seguir observando las medidas probadas y acreditadas que pueden protegernos a todos y cada uno de nosotros. Ello significa mantener la distancia física, ponerse mascarillas, practicar la higiene de manos y respiratoria, evitar los lugares concurridos cerrados y reunirse con otras personas en espacios exteriores. Estas medidas simples pero eficaces permitirán salvar vidas.
  • La inversión en la ciencia y en sus profesionales que en muchos casos no han sido valorados es absolutamente necesaria no sólo en los momentos de crisis sino en todo momento.
  • Y sobre todo, debemos comprometernos a colaborar en solidaridad, como comunidad mundial, para promover y proteger la salud tanto en el presente como en el futuro.

Hemos constatado que las divisiones políticas y en las comunidades alimentan el virus y fomentan la crisis. La mala voluntad y la información errónea causan daños que podrían evitarse. Pero la colaboración y las alianzas salvan vidas y salvaguardan a las sociedades.

Ya en 2021, tenemos que tomar una decisión simple, pero de gran calado:

¿Desoímos las lecciones de 2020 y permitimos que prevalezcan los enfoques insulares y partidistas, las teorías conspirativas y los ataques a la ciencia, lo que da lugar a sufrimientos innecesarios para la salud de las personas y para la sociedad en general?

No parece lo más sensato. La decisión es fácil.

Hay luz al final del túnel, y llegaremos allí siguiendo el camino juntos.

Este es el compromiso de la mayoría y este es el compromiso solidario de CFP IN.